Desde Funes

17 junio, 2013

 

Arroyo Salinas –  Cañada  Ludueña  - 

Lomas de Avila – 20 de Agosto  de 1875

     20 de Agosto de 2013 – 138 años –

Fundación  Pueblo San José (hoy Funes)

 

El 27 de Agosto de  1893 se cambió el nombre de San José por el de Pedro Lino Funes, quien comprara el resto de los loteos, sin que mediara Ley o Decreto.- Siendo desde entonces, volver a su nombre original, una de las deudas pendientes de la comunidad, para recuperar su esencia  fundacional.

                         

Aguas estancadas por falta de niveles

Aguas estancadas por falta de niveles

Nota que Don Tomás de la Torre y Zúñiga enviara, el 26 de Mayo de 1875, al Jefe político de Rosario, Comisario Fermín Rodríguez:

‘……a los 13 kilómetros, aproximadamente de esta ciudad, en dirección oeste, existe un terreno de campo de propiedad de mi familia, la cual me ha propuesto fundar un pueblo que llevará por nombre San José, que está dividido en el centro por el Ferrocarril Central Argentino.

‘El terreno destinado al efecto y que está delineándose por un ingeniero competente, principia a los 300 metros al oeste del km. 15 del F.C.A.  y está dividido como lo muestra el plano adjunto en manzanas de cien metros, las cuales se subdividen a su vez en cuartos de manzana, habiéndose destinado a las calles públicas la ancha extensión de 18 metros, aparte de dos plazas de 10.000 metros cuadrados de superficie, otra de 40.000, y dos bulevares  de 20 metros de ancho y de una inmensa longitud………..’

Foto0065Esta nota, fue el  punto de partida para la creación de una nueva población, ya que elevada por el jefe político de Rosario, al entonces Gobernador de Santa Fe, Don  Servando  Bayo, y enviado por este al Congreso de la Provincia, culminó el 20 de Agosto de ese año, en la aprobación del proyecto de fundación del Pueblo San José.- A 138 años, corresponde analizar, en dos aspectos, social y político, el desarrollo de la comunidad, en los umbrales del siglo XXI, y del tercer milenio.-

 

Social: Como en todos los pueblos de  Argentina, se afincaron aquí, familias que trajeron equipajes llenos de proyectos, de ilusiones, edificando sus hogares, escuelas, bibliotecas, instituciones deportivas, iglesias, estación de ferrocarril, correo, telefonía.

La cercanía con Rosario, imprimió un movimiento inmigratorio inmobiliario y turístico singular, que a la vez de traer inversiones al mercado del pueblo, sirvió para que muchos funenses, encontraran en la metrópoli  vecina, soluciones laborales y continuación en el desarrollo estudiantil.- El crecimiento demográfico hizo que se extendiera la zona urbana, ocupando, con el correr de los años, más superficie que la rural.

138 años de barro

138 años de barro

Sin embargo, con el transcurso de las décadas, mientras otras localidades progresaban, en tareas agrícolas, industriales, etc., el ya pueblo Funes, comenzó un paulatino estancamiento, sin mejorar la calidad de vida de sus habitantes, sin encontrar el rumbo, limitando los proyectos e ilusiones que concibieron las primeras familias, condenando a las distintas generaciones, a un magro estandar de vida, y en muchos casos, a la emigración, principalmente a Rosario, en busca en la gran ciudad, de las oportunidades que no encontraron en su

pueblo natal.

Declarada ciudad  en 1991, solo la presencia de ciudadanos, en su mayoría de Rosario, adquiriendo terrenos y edificando casas de fin de semana – algunas como vivienda estable- marcan por un lado un desarrollo que a pesar de su notoriedad, de ninguna manera significa progreso para los habitantes de Funes, que ven pasar los años, sus vidas, atrapados en un distrito que no ofrece oportunidades ni condiciones de vida,  acorde con los avances en otras localidades, de servicios elementales que hacen al progreso social, y a consolidar el bienestar necesario para transcurrir la vida, por lo menos con un apreciable grado de felicidad y dignidad.- Puede decirse, con simple pero certero análisis, que la ciudad de Funes, para sus habitantes locales, quedó detenida medio siglo en el tiempo, medido en el desarrollo urbano de la mayoría de las localidades de la provincia.

Político:   Cabe entonces, en el segundo aspecto, analizar las causas de la reversión de aquél inicio prometedor y concretado desarrollo en algunas décadas, del pueblo San José.- Es sabido que crear las condiciones para el desarrollo de las comunidades, es tarea para aquellos vecinos que son elegidos por el pueblo para llevar adelante, proyectos que consoliden la calidad de vida de sus habitantes. Los políticos.- Y es aquí donde centramos el problema del estancamiento.- Para quienes estudiamos estas cuestiones, nos sentimos llamados a calificar hoy a Funes, como el Jardín de la corrupción política de la Provincia de Santa Fe.-

Se advierte cronológicamente los desaciertos en cuanto a la conducción política desde los primeros tiempos, resumidos en períodos de gobernar abortados, renunciados, intervenidos, de manera que si alguna vez se acertó con un dirigente progresista y coherente, su mandato fue conculcado por internas sectoriales, que a su vez, eran derrocadas u obstruídas por las ambiciones de otra facción política.- Actos electorales precarios, manejados por la junta de grandes contribuyentes, que excluyeron siempre a la población, imbuídos  fuertemente de manoseos de los votos, pagados antes de las urnas, con continuidad en el tiempo hasta hoy, a través de los cambios de domicilios falsos de personas ajenas a la localidad, que lo hacen a cambio de alguna prebenda, como por ejemplo lograr fácilmente la licencia de conducir.

A 138 años de su fundación, Funes  cuenta con agua potable, solo en una de sus 11 secciones catastrales.- Gracias a la denuncia Judicial de un vecino, en Febrero de 2000 se construyó y puso en funcionamiento el acueducto desde Rosario, que solo abastece a la zona 1.- En 10 años, la concesionaria de agua potable a Funes, no realizó las obras de extensión de la red, ni la  de saneamiento cloacal.- La mayoría de los funenses  ingestan agua con alto contenido de arsénico y alcalinidad.- No así en cambio en los modernos emprendimientos de Clubes de campo o Barrios cerrados, que con su alto poder adquisitivo, se conectaron al acueducto desde Rosario, ratificando un viejo estigma de Argentina, apoyado por la política corrupta: ‘No

Zanjeos nunca realizados

Zanjeos nunca realizados

todos somos iguales ante Dios y ante la Ley’.- Y Funes sigue asentada sobre miles de pozos negros, sin un solo centímetro de red cloacal, productores de contaminaciones de sus napas freáticas y en algunos casos de su acuífero Pampeano.-

Los diferentes políticos, sojuzgados al poder provincial, nunca se atrevieron a reclamar ante la justicia por el derecho a la salud de sus gobernados: ancianos, activos y niños.- Ni tan siquiera cuando concejales e intendente fueron y son médicos, o diputados provinciales.- Las obras de redes para gas natural no llegaron a ser progreso para los ciudadanos, sino botín electoral, con sobreprecios exagerados, incursos en exacciones ilegales, que hicieron que a la fecha, la mayoría de la población no usufructúe el económico y extraordinario combustible por red.- Con más la extendida sospecha de mega recaudaciones de las que no se conoce su destino, pero que      obligó a que todas las obras estén siendo investigadas por la justicia.

La creación de un Fondo Extraordinario de salud para la atención de altas complejidades, significó,  para la dirigencia política, la retención indebida de los dineros frescos mensuales que la población aportó en la creencia, que quienes no tenían recursos para problemas complicados de salud, encontrarían allí la solución solidaria.- Tampoco eludieron la estrategia de exacción, los fondos mensuales destinados a los discapacitados.- Pero, sin duda alguna, el banco de tierras de Funes, y la alta morosidad a través de los tiempos, de los dueños privados  de terrenos que aún hoy se cuentan por miles, hizo que se transformara en un mega negocio de trastienda.- La política populachera y dispendiosa, hizo que en Funes, la única actividad laboral que creció singularmente, fuera la de empleados municipales, que cuando Municipios y Comunas de la provincia, dá como guía en cuanto a cantidad de empleados municipales el 1 % de su población, en Funes, con 12.000 habitantes contó con 750, y en la actualidad, con 29.600 pobladores, 629.- No se promocionó la localidad para la instalación de emprendimientos que den trabajo a los jóvenes de Funes.-

Esto origina éxodo y desocupación.- La energía eléctrica es discontinua  constantemente, desde que se tenga memoria.- Nadie instala una industria si no hay abasto normal de energía.- Los antiguos regadores de calle con tracción a sangre, fueron suplantados por camiones.- Pero con un 95 % de calles de tierra, es sin duda el parangón más elocuente del atraso de 50 años que sufre la localidad.- La población sufre en verano las nubes de tierra invadiendo todo al menor viento, y con lluvias, el barrial imposible de sortear.- La falta de tan siquiera un modesto hospital, hace que los niños, desde siempre, nazcan en Rosario, con lo que se hace más que dudosa su acreditación como funense.

Quienes necesiten una mínima operación quirúrgica, deben deambular por Rosario, y con ellos, su familia, con el costoso contratiempo que ello significa.- Aquella memorable instalación de teléfonos a la localidad, se encuentra hoy convertida en un cepo monopólico, regenteado por una Cooperativa cada vez más rica, sin que distribuya aunque sea en especie, dividendos a sus sufridos asociados.- Sus extrañas inversiones, cuantiosas, despiertan justificadas sospechas en la sociedad de Funes.

El transporte colectivo de pasajeros fué y es aún, más que un servicio, un flagelo para quienes deben trasladarse a Rosario, ya que a malos servicios y pésimas unidades, hoy, con una nueva empresa y nuevo parque automotor, los recorridos son elegidos de acuerdo a las necesidades de la empresa y no de los usuarios que posibilitan su existencia, corrigiendo horarios sin que se dé en ambos casos, participación a los usuarios, que entre otras discriminaciones, deben pagar el 100% más caro que los ciudadanos en Rosario.- Allá con un boleto de $ 3,20 se recorren hasta 50 km., y  en Funes, con un boleto de $ 6,00,   solo 17 km.-

Inundaciones en Funes

Inundaciones en Funes

Pero sin lugar a dudas, de todos los males recaídos sobre la sociedad de la localidad, el crecimiento de la drogadicción, amparada por los gobiernos de turno, en el sentido de la inacción en defensa en especial de la juventud, en este flagelo, sitúa a Funes, como un mercado propicio para los narcotraficantes, que, como en la República Argentina, han contaminado todas las áreas urbanas,  también protegidos por los gobiernos de turno, por acción o inacción,   nacionales y provinciales.

No resulta nada complicado, arribar a entender las causas del Funes postergado 50 años. Simple, resulta analizar, difícil es interpretar el auto sojuzgamiento de toda una población local, que como muchos argentinos, son producto de la suma de los miedos que les fueron infligidos a través de su  historia.- La falta de calles asfaltadas, de agua potable aún después de haber engañado a los habitantes permitiendo el envenenamiento crónico de ellos mediante el suministro  provincial por red de altos contenidos de Arsénico,  a pesar de que en el Concejo Deliberante de la Ciudad, siempre estuvieron  Concejales e Intendentes médicos, situación peligrosa sanitaria que continúa hoy a los habitantes de 8 secciones catastrales debido a que, llegando agua potable de Rosario desde Febrero de 2000, mediante acueducto gestionado judicialmente por un vecino, nunca los gobiernos de turno invirtieron en extender la red a todo Funes.-

         Las estafas desde el estado con las obras de redes para gas natural.- Las exacciones ilegales a las instituciones solidarias  sostenidas por la población.- La falta de puestos de trabajos suficientes cuantitativa y cualitativamente desde la actividad privada  para generar un elemental y feliz  desarrollo familiar,  mediante un ingreso económico que genere un suficiente poder adquisitivo.- El abandono, fuera de la Zona Catastral nº 1, de los servicios esenciales para las viviendas, como zanjeos cobrados y no realizados.- Barriales en las calles o polvaredas insoportables,.- La falta de podas necesarias, la ausencia de forestación.- La iluminación pública precaria.- La falta de escurrimiento de las aguas pluviales que se desplazan ‘raudamente por las calles del centro’, impidiendo cruzar Avda. Santa Fe sin hundir los pies hasta los tobillos en el agua.-  La cantidad cada vez mayor de canes  sueltos recorriendo el distrito peligrosamente.- La ausencia imperdonable de veredas en 8 secciones catastrales y los desniveles intransitables en todo  la zona céntrica de la ciudad, que obliga a los vecinos a transitar continuamente por las calzadas.- La eternización de los llamados dispensarios que con esfuerzo brindan medicina elemental, marcando la necesidad imperiosa de un hospital y maternidad.- La falta de información contable desde los gobiernos entregando tardíamente balances inescrupulosos.- La auspiciosa iniciación de los llamados barrios cerrados, abiertos o Clubes de Campo, que tanto progreso suelen acarrear para las localidades demoradas, se convirtió en un sojuzgamiento inusual de los gobiernos de turno de Funes, ante el poderoso capital inmobiliario que mueve cifras mega millonarias en moneda estadounidense nunca vistas en la región, que marca desde 1998 un acentuado abandono de las tareas de gobierno en general en favor del desarrollo del Funes histórico, y por el contrario, la puesta a disposición de los modernos emprendimientos habitacionales, de todo el andamiaje gubernativo municipal haciendo que los  nuevos habitantes, lleguen sí a disfrutar de una localidad que ofrece para ellos todo el aire, verdor, naturaleza intacta y tranquilidad que nunca se les brindó a los lugareños, que soportaron el embate y provecho personal de la ‘raza política’ local.-

En 1964, ilustres personas y vecinos, inauguraron un hermoso monumento en la plaza principal de la localidad, San José, al Ciudadano anónimo  en  justo homenaje a todas los pobladores del mundo.- A 46 años de ese hecho, se ha convertido en un testigo, por los ataques sufridos en su revestimiento e inscripciones irrespetuosas, a lo que se suma la total falta de mantenimiento mínimo,  que parangona la actitud de las políticas llevadas adelante por ciudadanos que, elegidos por los pobladores, procedieron a la inoperancia, a la corruptela en muchos casos,  revirtiendo insolentemente lo preceptuado en el día de la inauguración de tal homenaje.- La falta de crítica valiente y objetiva de muchos de los medios periodísticos locales, que solo buscan pautas publicitarias indecentes pagadas con dineros de los inocentes contribuyentes, coadyuva a la protección del accionar nefasto de quienes en su calidad de administradores de la cuestión pública, esquivan, denostan, nada menos que a la Constitución Nacional.

No solo la humanidad sueña con el retorno del Mesías,  angustiada por el deterioro mundial de la calidad de vida de todos.- Es común que la comunidad de Funes, también añore la llegada de su Mesías político.- El viejo axioma marca el camino: ‘Los pueblos toman actitudes coherentes, cuando no tienen otra salida’.-  Mientras tanto, el mote de: ‘Jardin de la corrupción política de la Provincia de Santa Fe”, es el estigma que nuevos políticos deberán revertir.-

Opinión de la sociedad

Opinión de la sociedad