Droga….la otra moneda

17 junio, 2013

           De los más severos flagelos

      infligidos a la humanidad,

           ninguno es tan perverso como el causado por las drogas.-

 Es que al elemento químico, se le suma la perversidad del ser humano que la crea, y en conjunto, quitan al ser inteligente de la creación, el hombre, la protección

Antes y después

Antes y después

del maravilloso sistema neuronal, yacimiento donde se forjan los sentimientos, la creatividad. el amor, la música, la poesía, la conciencia, en suma: el alma, llegando a colocarlo por debajo de la inteligencia del reino animal, facilitando su descontrol, generando en el corto plazo, angustiante abstinencia que lo esclaviza y condena.-                  

          El desgraciado fenómeno de las drogas subsiste y crece, en base a dos soportes: los consumidores, que se “contagian” entre si, potenciando increíblemente el mercado, y las fabulosas recaudaciones que se entrecruzan en el mundo, acopiadas por capitales salvajes, abiertamente irrespetuosos de los derechos humanos, de la vida, de los cuales se sospecha con creciente convicción, de complicidades con gobiernos que permiten con actitudes prebendistas, que aquellas mega recaudaciones ingresen en sus economías, a modo de lacerante moneda, transformadas en bienes legales, mediante operaciones de ‘lavado’ del narcotráfico.-

         Según recuerda el doctor en ciencias penales Alberto Néstor Cafetzoglus en su libro ‘Delitos con Drogas’, la drogadicción es la peor de las esclavitudes, la

Whitney antes y despues

Whitney antes y despues

esclavitud del espíritu.-

         Gran Bretaña, escudándose en su condición de nación más poderosa del mundo, en el Siglo XIX, comenzó la producción masiva de Opio en el norte de la India, por ser éste, uno de los mercado-habitante, más grande del mundo, continuando inexplicablemente aun, con el silencio de Naciones Unidas  de por medio.- Luego, a la decadencia ética y moral que supone hacer la guerra, se le sumaron al inicio del Siglo XX, las ambiciones políticas y militares de la segunda guerra mundial, en horrenda simbiosis.- El Shabú, poderosa droga de rápida destrucción de la natural voluntad humana, creada en 1893 por Japón, hacía que por ejemplo, no fuese tan obcecado el patriotismo de los pilotos nipones para lanzarse como bombas humanas contra los buques enemigos, junto a sus máquinas, sino que lo hacían, enajenadas sus voluntades normales, rotos sus frenos inhibitorios, a causa de las pastillas de Shabú, que los obligaban a ingerir sus jefes militares.-

        

Buzón de la Vida

Buzón de la Vida

Los coreanos la bautizaron ‘hiroppon’, los norteamericanos ‘hielo’, y no titubearon en administrarla a sus soldados en Vietnam.- En ‘Argentina, País de Tráfico y Consumo de Estupefacientes’, de Oscar Balmaceda y Horacio Molina, se lee con referencia a la segunda guerra mundial:’…..los pilotos alemanes, ingleses, italianos y norteamericanos, las empleaban sobre todo cuando se hallaban  en misiones especiales, cuando el cansancio podía ser su peor enemigo.- Las tropas de asalto recibían frecuentemente sus dosis de anfetaminas, con las que aumentaban su valor y agresividad.- Después de la guerra, la toxicomanía ya iniciada, se extendió a otras capas de la

población.-‘

         En ‘Narcotráfico SA-La Nueva Guerra del Opio’, obra escrita por un grupo de investigadores de Executive Intelligence Review, se coincide en señalar el origen del fenómeno actual de la droga, en todas las circunstancias preexistentes, concomitantes y subsiguientes a la llamada ‘Guerra del Opio’ contra China en el Siglo XIX.- Luego pasan los autores a explicar como, desde centros políticos de poder, se estructuraría toda la organización del poder de la droga, con sus conexiones colaterales, la ideología de sus mandos, etc.- ‘Como toda teoría, no es una demostración que implique certeza, pero está ahí, y no debe ser ignorada.-‘

        El siglo XXI arrancó en nuestro país, con un mapa de tráfico y consumo vergonzante, donde lo difícil, es hallar una localidad donde la drogadicción no esté presente, quedando expuesto el inexplicable abandono del Estado, por ser aun una cuestión netamente Federal, a la invasión de las drogas a la población toda de la Argentina, en especial a la juventud.- La droga es un elemento tangible, visible, pero inanimado, con lo cual queda al descubierto que  nuestro país, no quedó al margen de las derivaciones originadas por aquellas simbiosis entre el poder político y militar del Siglo XX, sino que para contaminar a tantos jóvenes que tienen muy comprometido su futuro en base a un desarrollo neuronal atrofiado, hizo falta, desde un lugar más que oscuro del intrincado andamiaje de poder del Estado Nacional de las últimas cinco o seis décadas, elementos humanos compatriotas, que al igual que las drogas, no tienen límites éticos, ni morales ni geográficos.-

        

Silencio

Silencio

Así las cosas, y con una situación más que preocupante en cuanto a venta y consumo a nuestra juventud en Funes, provincia de Santa Fe, CP 2132, hemos creado un sistema de denuncias anónimas legales, dado en llamar ‘El Buzón de la Vida’, donde en respuesta a las inhumanas y poderosas organizaciones del narcotráfico, posibilitamos a todos los vecinos, para que sin ser detectados, y por lo tanto sin ningún riesgo, denuncien a quienes realizan el infame comercio, a través de una carta echada en cualquier buzón u oficinas de correo de cualquier servicio postal de Argentina o de cualquier parte del mundo, sin remitente, a la dirección: buzón de la vida, calle tal, nº tal, localidad y nº de correo postal de esa localidad donde se encuentra instalado el Buzón.-   Este sistema debe cundir rápidamente para crear una red solidaria hasta alcanzar, en nuestra provincia, su concreción en Ley, y llegar a ser por lo grave de la situación, también Ley Nacional para que los habitantes de cada localidad, denuncien, extirpen de su comunidad a quienes venden drogas, y donde también esté contenido la creación de Centros Regionales para la asistencia seria, de la cada vez más numerosa juventud afectada.-

        Es necesario que en el Congreso de la Nación, los legisladores, comprendan que suministrar drogas, debe ser considerado, no como un delito abstracto, potencial, sino como un daño real, concreto, al bien jurídico tutelado más preciado: LA VIDA, con el agravante de que invariablemente, el que provee, daña masivamente a cada vez más individuos, posibilitando la pérdida del razonamiento o raciocinio, a partir de anular el intercambio de energías e informaciones entre sus neuronas- formación de la inteligencia humana – no solo entonces en un individuo, sino a tantos como ha conseguido integrar, someter, a su ‘mercado’ de

Consecuencias

Consecuencias

adictos.- De ahí que, lejos de considerárselo como en el art. 5º-inciso e, de la Ley 23.737-Estupefacientes-Delitos contra la Salud Pública- con castigos que van de cuatro a quince años por entregar, suministrar a otros, estupefacientes a título oneroso, por lo expuesto, el castigo debería considerarse similar al que se aplica a un asesino serial: separarlo de la sociedad para el resto de su vida, tipificándolo como “envenenamiento crónico del complejo neuronal humano”.-

        Tal condena, encuentra su justificación, ante el efecto del consumo o drogadicción prolongada sobre el cerebro humano, que lo somete a la pérdida de su

Niños

Niños

futuro, y a la peor de las esclavitudes, la del espíritu, como nos advierte Cafetzoglus.-  Es decir, para más abundar, la venta y/o suministro prolongado de drogas al ser humano, lo transforma en un individuo que no maneja  sus ideas ni su cuerpo, quedando rezagado en la escala intelectual de los seres que pueblan el Universo, por debajo de la raza animal.- Urge, por lo tanto, legislar en consecuencia.- Este siglo descubre una Argentina contaminada de drogas en toda su geografía urbana, acreedora de la indeseable presea de país de tráfico, conversion y consumo, que por el avance impetuoso del “contagio” adicto-adicto, y también la venta de drogas como ‘salida laboral’, por la decadencia intelectual que ello provoca, con más el alto grado de corrupción dirigencial política e institucional, se encamine como en el Siglo XIX, China, hacia la transformación en un país dependiente, enfermo,  bobo, en todo sentido.-

       Esta situación gravísima de abandono de las personas de parte de los gobiernos de las décadas mencionadas, al permitir el avance del comercio de la droga que provoca alarmante metamorfosis regresiva intelectual, fundamentalmente en la adolescencia, dispara el derecho a la sospecha hacia el Gobierno Nacional, Provinciales y sus instituciones, desde la comunidad argentina, sobre la continuidad en el país, desde algún lugar, desde alguna o algunas porciones de poder, de aquella simbiosis de anteriores siglos.- Queda planteada la duda.- Es ahora el Gobierno Nacional y el Congreso de la Nación quienes deben revertir urgentemente la indigna situación a que se somete, principalmente a la juventud argentina, y provoca la peor de las “inflaciones”: LA INSEGURIDAD y pérdida alarmante de vidas y bienes, y  corresponde, más que a nadie a la Presidenta de la Nación, recoger el guante.-

Opinión de la sociedad

Opinión de la sociedad

 

  Héctor Franza – Vecinalista

Creador  del “Buzón de la vida”

hectorfranza@yahoo.com.ar

 

                                                   

 

       

 

         

 

 

 

                 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

i

Tiempos de Cambio | Copyright 2007 | Todos los derechos reservados

 

 

 

                              

                              

                              

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

i

Tiempos de Cambio | Copyright 2007 | Todos los derechos reservados