VENEZUELA EN MANOS DE CHINA

4 mayo, 2014
  Venezuela en el puño del imperialismo chino-cubanoby Manuel Malaver

 

“Implacables e insaciables…”

el poder

el poder

El incidente ocurrido el martes pasado en el aeropuerto de Vancouver, Canadá, cuando un avión de “Cubana de Aviación” que trasladaba al presidente, Nicolás Maduro (y a unos 120 invitados) de China a Nueva York, -donde participaría en la Asamblea General de la ONU- fue retenido durante cinco horas por negarse el gobierno canadiense a suministrarle combustible a una aeronave de la República de Cuba, permite descifrar algunas de las claves en que transcurre la política venezolana de hoy día, y de cómo sus autoridades, con tal de salvarse de la bancarrota económica y política en que han sumido al país, se prestan a servir de lacayos a dos sub-imperialismos que han sobrevivido al socialismo sirviendo algunas de veces de colonias, y otras de colonialistas.

El drama, por supuesto (como todos los dramas de la política contemporánea) tiene como protagonistas a las “víctimas”, en este caso, un ex líder sindical, sin profesión ni nacionalidad conocidas que, sin distinguirse por hechos relevantes ni registrables en la historia, terminó siendo presidente de un país de 28 millones de habitantes que es, además, quinto productor de petróleo del mundo.

Y a sus 120 acompañantes (amigos y amigas de la pareja presidencial, 12 agentes de seguridad cubanos, 6 médicos de la misma nacionalidad, un técnico en explosivos, un experto en seguridad alimentaria, un epidemiólogo, el hijo del presidente y su aparato de seguridad, un estilista y peluquero de la “primera dama”, su esposa, que ahora se llama “primera combatiente”, así como un número no precisado de personal de “seguridad médica”), extraño en el viaje de un presidente al que, hasta ahora, no se le conoce ninguna enfermedad preocupante.

Toda una caravana, por tanto, más que una delegación, y enfilada, no a surcar los desiertos sino los cielos, alojada en esos hoteles 5 estrellas volantes que son los aviones presidenciales del momento, y donde, desde bares y restaurantes, hasta gimnasios y salas de “ping pong”, hacen las delicias de viajeros tan distinguidos, como afortunados.

Nada baratos, por cierto, porque este donde viajaba Maduro y su comitiva (que no era el Air Bus presidencial oficial que sufre de averías), era alquilado a la línea “Cubana de Aviación” que, a “precios solidarios”, le facturaba a la nación venezolana, a los venezolanos, 250.000 dólares diarios.

Los que si se ajustaban al mercado, eran los precios de los hoteles, que, en el caso de los dos pisos que se habían reservado en el “Hyatt Grand Central” de Nueva York, hubieran debitado al Tesoro Nacional un total de 800.000 dólares para toda la comitiva.

Toda una exquisitez, en fin, impensable en los gustos de este presidente venezolano de un origen tan humilde que hasta es desconocido, y al cual, hace unos pocos años, jamás se le hubieran atribuido otras debilidades que no fueran una “reina pepiada” en “Doña Caraotica”, o las empanadas de casón en el mercado “Conejeros” de Porlamar.

En definitiva, que todo un enigma antropológico que, si pudo destacarse por algo, fue por su capacidad de decir “SI” a todo cuanto sus jefes o superiores le pidieran que hiciera, o dijera.

Y primero que ninguno, el todopoderoso y absolutista desaparecido comandante-presidente, Hugo Chávez, el líder que en tiempos mejores lo llamó a ocupar la cancillería, y en peores, no dejó que se apartara de su lado mientras el destino, por una razón inexplicable, lo apartó un día de la compañía de los vivos.

Y segundo, los cubanos, Fidel y Raúl Castro, quienes ya octogenarios, y conscientes que no podían aspirar a morir en sus camas a menos que un poder milagroso, tipo Unión Soviética, les financiera sus últimos años en el poder, se aferraron a Chávez, le torcieron el brazo y no descansaron hasta que los nombrara albaceas y herederos de la única riqueza poseía: los inmensos ingresos petroleros de Venezuela.

Como dio la circunstancia que, apenas fueron firmados, registrados y refrendados los documentos del albaceazgo y la herencia, Chávez se enfermó de cáncer y se convirtió en un rehén de la anacrónica medicina cubana que no descansó hasta llevarlo a la tumba, pues sobran las sospechas de que, como en el caso de los hijos pobres ansiosos por heredar a los padres ricos, son Fidel y Raúl quienes, alguna vez, aunque sea en ausencia, tendrán que dar cuentas de que fue exactamente lo que pasó con la vida, enfermedad y muerte de Hugo Chávez.

Sobre todo si percibimos que, mandado Chávez al otro mundo, y nombrado Maduro “por los cubanos” su sucesor, es cuando comienza una real ocupación cubana de Venezuela, determinando en cada momento qué es lo que debe hacer en la política interior y exterior.

Es de manos de los Castro como llega Maduro al regazo del subimperialismo chino, fenómeno al cual ya se había acercado Chávez pero con prudencia, con el cual también pensó experimentar en un momento Raúl Castro, pero que, fenecido Chávez, encargó a Maduro, para que consiguiera “los cobres” para las dos colonias.

La ecuación es muy sencilla: China es el único país que aprendió lo desastroso, ruinoso y catastrófico que puede resultar el comunismo, pero dándose cuenta, que la dictadura política comunista puede ser muy útil, si se quiere avanzar rápidamente en un sistema de capitalismo salvaje, lo más abierto y competitivo posible, pero financiado por la inversión extranjera, y la mano de obra china, que, sin sindicatos, ni libertades, continuó esclava, como antes.

En otras palabras: que los chinos restauraron el capitalismo pero en los términos del comienzo de la revolución industrial, cuando los países europeos y Estados Unidos, en la riqueza como jamás se habían conocido en la historia.condiciones de explotación que denunciaron Marx y Engels, accedieron a unos niveles de

Luego, los partidos y gobiernos de democracia liberal lucharon porque se reconocieran los derechos de los trabajadores, se instauraran los sindicatos y las leyes sociales humanizaran el trabajo y fue así como se llegó a la democracia capitalista que hoy conocemos.

No es lo que sucede en China, donde no hay partidos que no sea el llamado Partido Comunista Chino, sindicatos, contratos colectivos y, tanto mujeres, como niños trabajan en condiciones realmente infrahumanas.

Es un capitalismo que, al igual que sus congéneres del siglo XIX (Inglaterra, Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia, Bélgica, Holanda), vive hambriento de materias primas y mercados, los cuales, conquista a los precios que sean, re-exportando a estos últimos los productos que elabora con las commodities de los segundos.

La experiencia de los últimos años de países como Brasil, México, Argentina, Perú y Colombia que terminaron en exportadores e importadores netos de China no puede ser más elocuente, y causante de que, cada uno de ellos, a su manera, empezaran su distanciamiento del implacable y insaciable dragón oriental.

Todos, menos la Venezuela de Fidel, Raúl Castro y Maduro, precipitada a la bancarrota por dos octogenarios que consiguieron en un caudillo militar venezolano de otros tiempos el comprador ideal para venderle sus baratijas de redención y revolución, y ahora a su sucesor, Maduro, quien marcha impertérrito por la senda de que Venezuela pierda su independencia y termine siendo la primera colonia china de ultramar.

Los 15 acuerdos firmados por Maduro durante su reciente viaje con el emperador, Xi Jinping, y en los cuales se le concede un nuevo préstamo al gobierno cubano-venezolano por 5.000 millones de dólares (lo que convierte a China en nuestro primer acreedor, para una deuda total de 50. 000 millones de dólares), a cambio de entregarle la mina de oro “Las Cristinas” nuevas concesiones en la “Faja Petrolífera del Orinoco”, 500.000 hectáreas de las tierras más fértiles de la nación para que las exploten campesinos importados de China, y participación en los negocios eléctricos y del aluminio, son unas pocas muestras de hasta donde está llegando la toma de la economía venezolana por los asiáticos.

Y todo sin hablar, cómo el mercado nacional, desde el automotriz, hasta los electrodomésticos, pasando por vestidos y calzados, juguetes y artículos de high tech, pasan a ser controlados de manera casi absoluta por mercaderes pre siglo XX que no se detendrán hasta ver a sus presas totalmente descuartizadas.

Desde luego que estos no eran los temas que tocaría Maduro en su comparecencia del día miércoles 25 en la ONU, obnubilado como está por los cubanos por fantasmas como el imperialismo yanqui, una presunta persecución o atentado que le tienen montado la CIA y otros cuerpos de inteligencia en el mundo, las conspiraciones contra la revolución bolivariana y el socialismo del siglo XXI a fin de que él, Maduro, no complete la obra del “comandante-presidente” Chávez.

Cuando, de verdad, lo que quieren oír los auditorios son las causas de cómo se arruinó Venezuela después de pasar 4 años en la mas grande bonanza petrolera de su historia, por qué se ha convertido en el territorio más importante y seguro de la cocaína que envían los carteles colombianos al Caribe, Centroamérica, Estados Unidos y Europa y por qué en las cárceles no mandan los funcionarios del gobierno sino los criminales.

Tantas, tantas cuentas que hay que dar y que, pienso, fue, en definitiva, la razón que determinó que la caravana de Maduro enfilará, en vez de los desiertos de Nueva York, a los cielos de Caracas.

Manuel Malaver

@MMalaverM

Manuel Malaver | octubre 3,