El “sucesor” de Boudou, tironeado entre su mujer y Cristina

30 junio, 2014

 

Es el titular provisional del Senado, Gerardo Zamora. Su esposa gobierna Santiago y la Presidenta lo quiere más en Buenos Aires.

A Gerardo Zamora no le sorprendió el procesamiento del vicepresidente Amado Boudou, pero le alteró los planes políticos para la provincia. El 31 de agosto habrá elecciones en 25 de los 27 municipios y el radical K y hombre fuerte de Santiago quiere ponerse al frente de la campaña, como lo ha venido haciendo en los últimos 9 años.

Marido y mujer. Claudia Ledesma Abdala recibe el bastón de mando de manos de su esposo Gerardo Zamora.

Marido y mujer. Claudia Ledesma Abdala recibe el bastón de mando de manos de su esposo Gerardo Zamora.

El escándalo de Boudou lo obliga a replantear la estrategia política, teniendo en cuenta que deberá  estar pendiente de los llamados de la Casa Rosada, que no quiere exponer al vicepresidente a las críticas y ataques de todo el arco opositor.

“Zamora no va a descuidar su actividad en la provincia”, máxime teniendo en cuenta que la gobernadora es su esposa, Claudia Ledesma Abdala de Zamora, dijeron en su entorno a Clarín.

El ex gobernador, agregaron en su entorno, prefiere el silencio. “Nadie en el oficialismo ha dicho nada; él tampoco va a hablar. Hay que esperar”, le dijo a este diario un allegado al senador santiagueño.

“Zamora sostiene que hay que esperar que la justicia, en todos sus estamentos, resuelva”, sostienen sus dirigentes más allegados. El fin de semana, el radical K participó de un par de actos en la ciudad de La Banda.

El Frente Cívico que lidera, tiene el control de 25 de las 27 intendencias de toda la provincia. Y ahora le quiere arrebatar el control de La Banda (segunda ciudad en importancia en la provincia) a Héctor Ruiz, un ex K, hoy enrolado en el massismo.

Cultivador del bajo perfil, Zamora preferiría evitar la exposición a que está siendo sometido desde que Cristina Kirchner le impuso la presidencia provisional del Senado, en febrero de este año.

Debe pasar entre 3 y 4 días en Buenos Aires para cumplir sus funciones en el Senado y, en este sentido, el procesamiento de Boudou, ahora, lo complica sobremanera, porque deberá estar más pendiente de lo que suceda en el gobierno nacional.

Por eso, aprovechó este pequeño receso para apuntalar a sus candidatos en toda la provincia y participar, junto al vicegobernador José Emilio Neder (peronista) del armado de listas en lugares claves del interior santiagueño.

De todas maneras, durante el fin de semana estuvo atento y con elteléfono abierto ante eventuales pedidos de la Casa Rosada.