PODER, JUSTICIA Y DROGAS – EL LIBRO OCULTO DEL COMISARIO GENERAL LUIS ALBERTO GALANZINO – 3ra. ENTREGA

28 febrero, 2016

PODER, JUSTICIA Y DROGAS – EL LIBRO OCULTO DEL COMISARIO

GENERAL

LUIS ALBERTO GALANZINO

 

267Febrero, 2016 – 3ra. ENTREGA

- Quien o quienes fueron los que convirtieron a la Provincia de Santa Fe, especialmente a Rosario, en una nueva Sinaloa?

- Quien o quienes fueron los que produjeron las muertes de tantos ciudadanos justos, a manos de la delincuencia desatada por los que invadieron con drogas a la Provincia de Santa Fe?

- Quien o quienes fueron los que abrieron las puertas del infierno al genocidio desde el Estado, habilitando a cada vez más irracionales a matar, robar, introducir y vender drogas, especialmente a la juventud.-

 - Otra vez terrorismo de Estado? – Solo que esta vez, el permiso para matar,vender drogas, traficarlas, robar, cajas negras, industria de la liberación, piratas del asfalto,

prostitución, etc., no tiene solucion de continuidad, agravándose cada día, con el terror de los ciudadanos.-

 

 

 

Capitan Cebollita jorge Obeid y Galimberti

Capitan Cebollita Jorge Obeid y Galimberti

Capítulo 1
Durante la primera gestión de Jorge Obeid como titular del poder Ejecutivo del gobierno de la Provincia de Santa Fe se fueron produciendo hechos que demostraban su odio hacia la institución policial, motivado quizás por su paso en la organización terrorista “Montoneros”, donde tenía el mote de Capitán Cebollita.

En razón de que la totalidad de los oficiales superiores que se hallaban en actividad ejercían la función policial desde la época de los gobiernos militares, paulatinamente fue adoptando medidas en detrimento, ya no de los hombres que la componían, sino de la misma institución policial.

A diario Obeid o su Ministro de Gobierno, Roberto Rosúa, en declaraciones a la prensa, degradaban a la policía según sostenían, por su escasa permeabilidad (¿?) para ajustarse a la política de seguridad comunitaria diseñada por ese ministro. El concepto de seguridad comunitaria varía según la perspectiva ideológica desde el cual se lo mire. Desde la ortodoxia republicana, es simplemente la organización de la comunidad para colaborar los ciudadanos entre si y con la policía en la lucha contra el delito. Desde la heterodoxia teñida de ideologismos es declamar la ineptitud de la fuerza policial para resolver el problema de la inseguridad e intentar su reemplazo por otras fuerzas inorgánicas y

Roberto Rosua - Ministro de gobierno de Obeid

Roberto Rosua – Ministro de gobierno de Obeid

llamadas populares.

La más cercana experiencia internacional de este último modelo la tuvimos en Chile durante el fallido gobierno del malogrado Dr. Salvador Allende en la cual, coincidiendo con la teoría marxista de destruir las instituciones para reconstruir desde las ruinas otras que les fueran funcionales, se procuró el reemplazo de las FF.AA. y de seguridad por organizaciones civiles militarizadas -entrenados en Cuba- de activistas partidarios. El costo para el país en términos políticos, económicos y en vidas humanas fue imponderable.

Claro que también el propagandismo político tomaba parte en estas expresiones de voluntad del gobierno. Aunque poco o nada positivo resultase de la pretendida seguridad comunitaria, la movilización vecinal habría de establecer vinculaciones y dependencia entre el territorio electoral y sus punteros políticos y la prensa, tomando el tema superficialmente y sin conocimientos sobre seguridad pública y sus estrategias y tácticas o bien comprometido por las pautas publicitarias, pondría en cartelera la buena voluntad del gobierno por defender los intereses de los ciudadanos.

Fiel a este plan según expresó el gobierno, descabezó 29 de Octubre de 1997 la cúpula policial integrada por diez comisarios generales entre los que yo me encontraba.

En uno de sus comentarios Obeid manifestó, y con ello demostró la verdadera intencionalidad de sus actos al referirse a la remoción de la plana mayor que incluía al cuestionado Comisario General Felipe Oréfice, que este estaba acusado de participar en la represión de la subversión durante la dictadura militar.

¿Qué teníamos que ver los restantes, si ninguno de nosotros habíamos participado en esa lucha y nos dedicábamos exclusivamente a la función estrictamente policial? Ciertamente estábamos dispuestos a obedecer a nuestros mandos naturales si de actuar en defensa de la ciudadanía atacada por los delincuentes subversivos se tratara, y habida cuenta de las multitud de efectivos de las FF.AA. y de seguridad que serán enjuiciados por estos días en los cuales se edita este libro, quizá bien podría

Rosua y el Tte.Cnel. Reinhardt

Rosua y el Tte.Cnel. Reinhardt

haberse pasado a retiro a la totalidad de la fuerza, por las dudas…

Pero claro, en este caso no se trataba de nombres, sino de una acción deliberada para desacreditar a la institución policial a la que con anterioridad le tocó enfrentar como dirigente político vinculado con las organizaciones terroristas.

Agregó en esa oportunidad: “todavía quedan en la policía una veintena de Jefes y Oficiales Superiores que a criterio del gobierno, también deberían irse de la fuerza, pero para ello, sin embargo, es necesaria la demorada modifica-ción del Articulo 114 de la Ley Orgánica Policial, que faculte al Poder Ejecutivo en ese sentido

Para mejor entender, dicho artículo refiere a la facultad que tiene el gobierno para la separación del cargo y posterior pase de retiro de un oficial superior de la policía provincial, pero esta situación debe dilucidarse mediante una actuación administrativa previa.

Esto significa que el Poder Ejecutivo, antes de aplicar este artículo, debe justificar las verdaderas motivaciones que deriven en la aplicación de dicha norma.

En esa oportunidad, Obeid sostuvo la necesidad de “una reforma simultanea que permita acceder al sistema de retiros a los afectados por futuras decisiones y que será propuesta también ala a la Legislatura Provincial.”

 

Ingeniero Químico Jorge Obeid

Ingeniero Químico Jorge Obeid

Este omnipotente señor que se llama Jorge Obeid, nunca tuvo en cuenta las disposiciones legales vigentes al momento de aplicar sus decisiones y las de su Ministro del Gobierno Roberto Rosúa.

No se como pudo pretender que, salvo que los legisladores estén bajo los efectos del alcohol, reformen leyes que aseguran la estabilidad laboral del personal policial, la que solamente puede eludirse estando frente a la comisión de delitos o faltas graves al servicio, siendo necesario y previamente la instrucción de un sumario administrativo que demuestre la violación de leyes y reglamentos que hagan al personal merecedor de cesantía o exoneración.

Pero todo este abuso de poder lo ejerció Obeid para infundir temor a todo el personal policial sin distinción de jerarquía. El verdadero mensaje oculto era que no podía haber un sólo policía que se opusiese a sus excesos so pena de abandonar la fuerza.

También dijo en su oportunidad que esta resolución suya de cambiar la policía tendría continuidad en el futuro inmediato con nuevas reestructuraciones, cuyo objetivo habría de ser adecuar a la policía a la política de seguridad comunitaria y hacer que se ajuste a criterios de prevención, control social y presencia efectiva, también a incrementar la lucha contra el juego clandestino y el narcotráfico ya que los resultados obtenidos nó estaban a la altura de las expectativas del gobierno.

¿Cómo creer estas aclaraciones de Obeid si, como lo veremos después, tomó medidas tendientes a paralizar todos los procedimientos en las rutas donde se había logrado el secuestro de gran cantidad de cocaína y que él, como política de estado, impuso la desactivación de la fuerza policial que los practicaba?

 

Fallecidos en el atentado Montonero de Rawson y Junin de rosario

Fallecidos en el atentado Montonero de Rawson y Junin de rosario

Con estas medidas permitió que se fueran introduciendo en el ámbito de la provincia gran cantidad de drogas, contradiciendo con esta actitud sus manifestaciones en cuanto a adecuar a la policía a la política de seguridad comunitaria, ya que como consecuencia de haberse incrementado notoriamente el consumo de esas drogas se fue agravando la inseguridad de toda la población, lo que indica que las medidas que adoptó Obeid fueron en detrimento de la sociedad y a favor de los intereses espurios de él y de los de su ministro Rosúa.

Por cierto que esta decisión política se produjo como consecuencia del accionar correcto de la cúpula policial que el relevó, pues quizá no permitía el cumplimiento de las expectativas que ambos tenían relacionadas con la recaudación ilegal que se logra ante la inacción o ineficacia policial.

En esa misma nota el Ministro de Gobierno Roberto Rosúa justificó la decisión relevar a la cúpula policial por la necesidad de ”limpiar a la policía de viejas costumbres” y cambiar una mentalidad que provoca “que-jas constante en la ciudadanía”, ya que “pasaron dos años de gobierno y no se había completado el proceso de democratización de la policía”.

Cinco días antes de producirse estos relevos, Rosúa pronuncio un duro discurso frente a la plana mayor de la policía en el cual reclamó a la fuerza deponer resabios autoritarios y dijo: “quien no se someta a las reglas de la democracia, tiene las puertas abiertas para irse”, mas tarde, vinculó el tono de aquel discurso con la renovación de los altos mandos policiales.

En las notas periodísticas motivadas por el descabezamiento de la cúpula policial, se mencionaba que el gobernador Jorge Obeid, había tomado la decisión, nombrado como Jefe y Sub Jefe de la Policía de la Provincia a los Comisarios Mayores Jorge Eleuterio Bordón y Rodolfo Rieble respectivamente.

La decisión de Obeid había comenzado a madurar hacía un mes según reza la nota periodística, pero la demora en concretarla habría obedecido a la necesidad del gobierno de tomarse tiempo para estudiar una reestructuración mas amplia que se extendiera a distintas secciones de la fuerza y que perseguía el objetivo de modificar “viejas costumbres” policiales.

 

Inocentes fallecidos en el acto terrorista Montonero en Rosario

Inocentes fallecidos en el acto terrorista Montonero en Rosario

Estas expresiones vertidas por Jorge Obeid demostraron que las hacia solamente para la gilada por cuanto a quien mencionó como nuevo Sub Jefe de la policía provincial, Comisario Mayor Rodolfo Rieble no pudo acceder a ese cargo por las fuertes presiones que ejercieron partidos políticos y organizaciones de derechos humanos en razón de que este había participado activamente en la represión ilegal de los años 70

Como consecuencias de esas oposiciones dejó acéfala a la Sub Jefatura policial, violando abiertamente las disposiciones de la Ley Orgánica de la Policía de la Provincia de Santa Fe, extendiendo esa violación al nombrar como Jefe a Jorge Eleuterio Bordón, quien por su jerarquía, estaba invalidado para ocupar ese cargo de acuerdo a las disposiciones de la mencionada norma.Como se ve, utilizó para descabezar la cúpula policial que yo integraba la presunta participación de uno de sus integrantes en la represión durante la dictadura militar y en cambio pretendió premiar a otro que sí estaba en esa trama y a quien seguramente le debiera algún favor cuando el gobernador estaba en la clandestinidad, tal como ocurrió con el Tte. Cnel. José Bernhardt, a quien nombró como Sub Secretario de Seguridad a pesar de haber pertenecido a los Servicios de Inteligencia del Ejército y de ser cuestionado por los mismos organismos de derechos humanos cercanos a Obeid, al punto de que a la fecha de publicación de este libro se habla de la posibilidad de que sea citado a indagatoria y sea procesado por el juez federal Reynaldo Rodríguez en la megacausa que este lleva adelante y por la cual se encuentran detenidos policías, militares y un ex juez federal.

Ante todas estas acciones contradictorias, resulta inaceptable atribuir el motivo de los relevos a que la policía no se había adaptado a las reglas de la democracia.

Herido en el atentado Montonero con bombas de Rosario

Herido en el atentado Montonero con bombas de Rosario

 

El estado de derecho, se reinstauró 14 años antes, los gobiernos constitucionales anteriores al de Jorge Obeid nunca pusieron en tela de juicio el funcionamiento de la institución policial y sus hombres, por lo que es dable pensar que las verdaderas motivaciones que impulsaron al gobierno a producir cambios en la cúpula policial eran otras e inconfesables.

Pero, yo no tengo ninguna duda que el real motivo habría sido permitir que se frenasen todos los procedimientos en las rutas provinciales, transformando la provincia entera en una zona liberada, circunstancia esta que desarrollaré más adelante.

Durante los cuatro años de la primera gobernación de Jorge Obeid, su Ministro de Gobierno fue Roberto Rosúa. Durante todo ese tiempo, este último tenía un caballito de batalla: la crítica constante hacia el accionar policial. Se desvelaba para hacer creer a la comunidad toda que la policía podía funcionar solo si se conformaban grupos de vecinos que actuaran como policías comunitarios.

En un principio comenzó a convocar a reuniones de vecinos; ante los reclamos de éstos por las carencias de personal policial y de móviles, prometía que el gobierno tenía previsto el equipamiento total de la policía, pero pasaba el tiempo, las promesas no se cumplían y eran los propios vecinos quienes reclamaban la presencia de Rosúa, pero éste, disparaba como rata y siempre mandaba a esas reuniones a funcionarios de poca monta, quienes seguían prometiendo sin la menor intención de cumplir con la ciudadanía.

 

Tte.Cnel.Reinhardt

Tte.Cnel.Reinhardt

Era un esquema distractivo que amagaba con organizar la comunidad al estilo peronista del que presumía el gobierno, pero que se quedaba en la movilización vecinal que le permitía cooptar algunas voluntades en los barrios. Pura trama electoralista sin ninguna efectividad.

La consecuencia fue que se agravó la inseguridad, motivado principalmente por la introducción en el mercado local de gran cantidad de drogas. Ante esto se fue acentuando el reclamo de la población en procura de obtener mayor seguridad, por ello Rosúa ordenó la creación de varios destacamentos policiales en distintos barrios de la ciudad de Rosario; a esta cuestión Rosúa le asignaba mucho valor político, pero, como cualquier persona que desconoce realmente los temas de la seguridad, no tuvo en cuenta o quizás si, que ese proceder sólo lograba resentir aún más el servicio de policía ya que cuando se dispersa una fuerza, ésta pierde capacidad de acción.

Es inexplicable operacionalmente que Rosario, con aproximadamente un millón de habitantes, tenga tantas o mas Comisarías que la Capital Federal y con la décima a parte de cantidad de personal con que cuenta la Policía Federal.

Al crear una nueva dependencia, Rosúa, disponía que se dote a la misma con ocho hombres incluido el Jefe; ahora bien, si tenemos en cuenta que esa cantidad debe ser dividida por tres, que son los turnos a cubrir, tenemos que en alguna de las guardias hay solo dos hombres y que de ocurrir en esa jurisdicción un hecho grave, solo uno se encuentra disponible para salir de la dependencia, por lo tanto, lo único que se logra es poner en serios riesgos la integridad física de ese policía.

Al carecerse de personal para tareas preventivas o investigativas el funcionamiento de estas unidades se limita pura y exclusivamente a recibir denuncias, lo que determina que la creación de estas dependencias solo sirvan para la propaganda política, son un cartel publicitario que nada tiene que ver con la verdadera seguridad debida a los ciudadanos.

Cuando Rosúa se refiere a la democratización de la policía no se cual es el silogismo que aplica u olvida que durante la gobernación democrática del Dr. Silvestre Begnis, que se extendió en los años 1973 al ‘76, él ocupó el cargo de Ministro de Gobierno y que pactó con Jorge Obeid a quien le aseguró impunidad, por estar éste en la ilegalidad.

Como se entiende que él, que se dice un gran demócrata, aceptó como subalterno al Sub Secretario de Seguridad Tte. Cnel. Bernhardt, quien en la época de la subversión integraba los servicios de inteligencia del ejercito y su función era la de trasladar a los presos políticos hasta el centro de………..(Continua 4ta. entrega).
                                                                                                              ———-ooooooooooo———

 

 Atentado del Grupo terrorista Montoneros
 
Las Víctimas del atentado
 
Agente Edgardo JorgeFerri, soltero, nacido el 31de octubre de 1948, había ingresado a la institución en febrero de 1975.
 
Agente Juan Domingo Matiasevich, casado, había nacido el 15 de mayo de 1948, padre de dos hijos, uno de tres años y otro de 8 meses, ingresó a la repartición en julio de 1974.
 
Agente Domingo Hipólito Alfonso, casado, nacido en 1948, con tres hijos, de 5, 4 años y cuatro meses, ingresó en la policía en marzo de 1972.
 
Agente Andrés Alberto Acosta, casado, nacido en agosto de 1951, con un hijo de cuatro años y otro de dos.
 
Agente Carlos González, casado, con una hija de ocho meses, ingresó a la policía en abril de 1975, nació el 12 de junio de 1956.
 
Agente José Luis Boggino, nacido el 9 de julio de 1952, casado, con un hijo de un año de edad, ingresó a la institución en agosto de 1974.
Agente Hugo Alberto Pellegrina, soltero, ingresó en julio de 1974, había nacido el 27 de agosto de 1950.
 
Agente José María Gutiérrez, casado, con tres hijos de 5, 3 años y cuatro meses, había nacido el 28 de marzo de 1953. Ingresó a la policía en septiembre de 1974.
 
Agente Darío Héctor Pietrani, soltero, nacido el 30 de noviembre de 1953. Ingresó a la repartición en octubre de 1975.
 
Junto a ellos una veintena de heridos y mutilados que deambulan por las calles de Rosario, dando lástima como los veteranos de la guerra de Malvinas…
Dos civiles murieron también en aquél atentado:
 
Oscar Walter Ledesma, 56 años, casado, fotógrafo social y su esposa Irene Angela Dib, de 42 años.
 
Civiles heridos: Andrea Fabiana Ledesma, de 14 años, Carlos Alberto Galeazzo, vecino del lugar del atentado que se encontraba en la vía pública reparando una moto de su propiedad.
 
Los funcionarios policiales fueron ascendidos postmortem, pero evidentemente con eso no alcanzaba.
Sus asesinos aún siguen entre nosotros
Por este hecho fueron detenidos Carlos Enrique Pérez Rizzo, (nombre de guerra: «Cabezón» nacido el 18 de marzo de 1953, fué condenado, pero no cumplió dicho castigo. Hoy milita en el Frente para la Victoria con otros ex montoneros y perejiles variados. Graciela Porta (nombre de guerra: «La Corcho»), nacida el 18 de octubre de 1954 no cumplió la condena. Ambos eran integrantes de la banda armada marxista «Montoneros». Todos los demás participantes de la masacre huyeron y el crimen nunca tuvo castigo legal.
 
Calle Junín y Rawson. Hora 18.15. Vuelve la gente de la cancha de Rosario Central. Estalla una bomba de las denominadas «vietnamitas» en el interior de un vehículo Citroen.
 
Fué detonada a distancia y la orden la impartió Fernando Vaca Narvaja (nombre de guerra «Vasco») a corta distancia, integrante de la Conducción Nacional de Montoneros.
 
Esta vez el objetivo era un grupo de uniformados que regresaban de cumplir funciones adicionales en un partido de fútbol. Todos ellos hijos de hogares de humildes trabajadores. Todos ellos con esposas, hermanas, hijos y madres…
 
 
Carlos Enrique Pérez Rizzo, hoy milita en el Kirchnerismo y es testigo en varios juicios contra militares.
Graciela Porta, la corcho, fue llamada a declarar como cómplice del gobierno militar. Sus ex compañeros terroristas la acusan por delitos de lesa humanidad al no querer declarar contra los policías de Rosario.
Su esposo, José Baravalle, ex oficial Montonero al que la Orga le hizo un juicio sumario en España, se suicidó al intentar ser detenido en Italia por Interpol hace dos años. Sus ex compañeros terroristas lo andaban buscado… y lo encontraron.
En 1979, Baravalle declaró en un juicio sumario que Montoneros le hizo en España. En esa entrevista describió con una frase su accionar: “No canté más porque era al pedo, y no canté menos porque me mataban”. “Le jodí la vida a mucha gente, pero no a tantos como hubiese podido”. Esas declaraciones grabadas en algunos cassettes, fueron llevadas al Museo que la organización tenía en Cuba y habrían desaparecido bajos las aguas en una inundación que afectó el inmueble.

 

EL COMANDANTE CEBOLLITA

 

ImagenEx montonero, ex menemista y ex antikirchnerista, el dos veces gobernador de Santa Fe, Jorge Obeid, pasó de presagiar el fin de la era K en 2011 a convertirse en el candidato de Cristina en el tercer distrito electoral del país.

El Comandante “Cebollita” Obeid fue partícipe de un atentado terrorista en Rosario, la mayor masacre de la historia santafesina, quién haciendo gala e sus conociminentos de Ingeniero Químico construyó la bomba que cegó la vida de 32 policías que regresaban de un servicio y 5 civiles que transitaban por el lugar, víctimas de la explosión de un cochebomba.

Jorge Alberto Obeid, ex gobernador de la Provincia de Santa Fe, fue terrorista. Por entonces «Comandante Cebollita», Jefe de la Columna Norte de Montoneros. Restablecida la democracia en 1983, dejó de poner bombas y se dedicó a la política. 
El ex terrorista se enriqueció (no precisamente de su sueldo). Con todo el aparato partidario y mucha plata fue escalando posiciones en cargos políticos, libando de la teta del Estado.

 

                                                                                                        ————oooooooooo————-

Murió el ex gobernador de Santa Fe Jorge Obeid

El legislador del FpV falleció esta tarde en un sanatorio de la ciudad de Santa Fe víctima de una enfermedad terminal que se había agravado el viernes pasado con un cuadro de tromboembolismo, confirmaron allegados al exmandatario provincial a Télam.

 

Obeid, de 66 años, fue concejal e intendente de Santa Fe, dos veces gobernador de la provincia y había asumido en diciembre pasado su tercer mandato como diputado nacional.

Allegados a su familia indicaron que el dirigente murió poco antes de las 16 y que sus restos serán velados desde las 19 en Serca SRL, de calle Saavedra al 2.900 de la capital santafesina.

Con su muerte, la provincia de Santa Fe y especialmente el justicialismo de ese distrito pierde a uno de los principales dirigentes desde el retorno a la democracia, ya que tuvo una activa participación desde su juventud.

El primer cargo electivo que ocupó fue el de concejal de la ciudad de Santa Fe para el período 1987-1991, tras lo cual se impuso en las elecciones a intendente, función que ejerció entre los años 1991-1995.

La jefatura comunal fue el paso previo a su primera gobernación de la provincia, cargo al que accedió al ganar los comicios de 1995 en fórmula con Gualberto Venesia.

Al dejar la Casa Gris en 1999 se trasladó al Congreso Nacional para ser diputado por su provincia en el período 1999-2003.
Luego, volvió a obtener la gobernación al ganar las elecciones de 2003, en ese caso acompañado por la arquitecta María Eugenia Bielsa como vicegobernadora.

Su carrera política lo llevó nuevamente al Congreso, donde volvió a ocupar una banca en la Cámara de Diputados entre 2007 y 2011 tras encabezar la lista de candidatos del Frente para la Victoria.

Luego de no ocupar cargos públicos durante dos años, en 2013 fue el primer candidato a diputado nacional por el FpV, por lo cual juró su tercer mandato como legislador nacional el 10 de diciembre de ese año.

Obeid nació el 24 de noviembre de 1947 en Diamante, provincia de Entre Ríos y junto a su esposa Elba Inés Kemer tuvo cinco hijos.

En la actividad privada fue ingeniero químico, egresado de la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad Nacional del Litoral, donde fue docente entre 1972 y 1976.

En esa etapa comenzó a militar en la Juventud Peronista -de la que fue jefe de la Regional II, cargo al que renunció en 1974- y a raíz de esa actividad debió exiliarse en Perú tras el golpe cívico militar de 1976.

La dictadura lo encarceló durante una visita que intentó cumplir a Diamante por motivos familiares, por lo que fue puesto como detenido a disposición del Poder Ejecutivo Nacional.

A nivel partidario ocupó diversos cargos, tanto en el Partido Justicialista de su provincia como a nivel nacional.

Además, durante su gestión al frente del municipio santafesino fue elegido presidente de la Federación Argentina de Municipios (FAM) (1992-1993), y fue miembro informante de esa entidad en la Comisión de Federalismo de la Convención Reformadora de la Constitución Nacional de la República Argentina (1994).

Se entrevistó en varias oportunidades con el líder cubano Fidel Castro, experiencias que volcó en el libro “Cuba, Fidel y el peronismo. Mis encuentros con Castro y otros textos”.

4-blanco-y-negro-2-281x300