PODER, JUSTICIA Y DROGAS – EL LIBRO OCULTO DEL COMISARIO GENERAL LUIS ALBERTO GALANZINO

13 marzo, 2016
PODER, JUSTICIA Y DROGAS – EL LIBRO OCULTO DEL COMISARIO GENERAL LUIS ALBERTO GALANZINO

13 de Marzo de  201 – Capítulo segundo – primera entrega
 

Ingeniero Químico Jorge Obeid

Ingeniero Químico Jorge Obeid

 

- Quien o quienes fueron los que convirtieron a la Provincia de Santa Fe, especialmente a Rosario, en una nueva Sinaloa?

- Quien o quienes fueron los que produjeron las muertes de tantos ciudadanos justos, a manos de la delincuencia desatada por los que invadieron con drogas a la Provincia de Santa Fe?

- Quien o quienes fueron los que abrieron las puertas del infierno al genocidio desde el Estado, habilitando a cada vez más irracionales a matar, robar, introducir y vender drogas, especialmente a la juventud.-
 Otra vez terrorismo de Estado? – Solo que esta vez, el permiso para matar,vender drogas, traficarlas, robar, cajas negras, industria de la liberación, piratas del asfalto, prostitución, etc., no tiene solucion de continuidad, agravándose cada día, con el terror de los ciudadanos.-

Capitulo Segundo - primera entrega
Dra. Laura Inés Cosidoy Jueza Oral Federal

Dra. Laura Inés Cosidoy
Jueza Oral Federal

En este capítulo, además de destacar la conducta de varios policías integrantes de una sección clave como lo es la de los camineros, voy a ser crítico de la actuación de otros policías, pero fundamentalmente

quiero explicar por que creo que Jorge Obeid, Roberto Rosúa y José Bernhardt se encontraban involucrados en el tráfico de drogas y otros delitos pese a que cuando produjo el descabezamiento de la policía en el año 1997, Obeid manifestó a la prensa que esta reestructuración tendía a incrementar la lucha contra el juego clandestino y el narcotráfico.
 En fecha 23 de Marzo de 1995 fui designado Jefe de la Unidad Regional XVII del Departamento San Lorenzo. A mi asunción asistieron autoridades municipales, comunales y judiciales de este departamento haciéndolo también la Jueza Federal Dra. Laura Inés Cosidoy, hoy integrante de la Sala de Juicio Oral en los Tribunales Federales de Rosario.
 En esa oportunidad, la citada magistrada, me hizo notar la conveniencia de que se produzca el relevo del Comisario Juan Carlos Ruiz que estaba al frente de la Sección Tránsito, sin que me diera justificación alguna ni motivos valederos para tal pedido.

De inmediato me di cuenta cuáles eran las verdaderas motivaciones: la razón se debía a que en el departamento San Lorenzo se estaban produciendo algunos procedimientos contra el narcotráfico y quienes los efectuaban era el personal de esa sección.

Al momento le respondí: “mire doctora el Comisario Ruiz y su personal gozan de muy buena reputación ante la comunidad y conocen de estos procedí-mientos”; en consecuencia confirmé en ese cargo al Comisario Ruiz y a todo su personal y los insté a que profundizaran los controles vehiculares, tendientes a combatir el tráfico de drogas. No solamente estaba satisfe-cho con el trabajo que realizaban los muchachos sino que, por ningún motivo, podía permitir que la población pensara que yo estaba involucrado en el narcotráfico.

Profundizando la lucha contra el tráfico se instaló un puesto permanente sobre la ruta nacional 34, denominada “la ruta de la droga”, en su intersección con la ruta provincial A012.

La tarea del personal allí apostado era la de producir un relevamiento de los datos personales de los conductores de vehículos como también la de los automotores, principalmente los que se dirigieran hacia el norte del país.

Tte. Gral. Leopoldo Galtieri - Aliado de Obeid, Jefe Montonero

Tte. Gral. Leopoldo Galtieri – Aliado de Obeid, Jefe Montonero

En ese relevamiento se volcaba a planillas el nombre del conductor, domicilio y lugar de destino, en tanto que de los vehículos se registraba marca, modelo y chapa patente.

Al cabo de un corto tiempo y merced al cotejo diario de las planillas que se confeccionaban, pudimos advertir la forma de operar de los correos de la droga.

A modo de ilustración, diremos que pasó por el control policial una persona a la que llamaremos Juan Pérez, conduciendo un automóvil marca Peugeot, con toda la documentación a su nombre y con destino a la Provincia de Salta; a los pocos días, volvió a pasar por el control policial Juan Pérez, esta vez, conduciendo un

Comisario General Luis albeeto Galanzino-Jamas dejo de luchar contra las drogas

Comisario General Luis albeeto Galanzino-Jamas dejo de luchar contra las drogas

automóvil marca Renault, con toda la documentación a su nombre y el mismo destino; en una tercera oportunidad volvió a pasar Juan Pérez conduciendo otro automóvil con toda la documentación en regla y se reiteraba su lugar de destino.Ante la íntima y firme convicción de que esta persona era un narcotraficante, se invirtió el control de los vehículos, es decir, se practicaban verificaciones de los automotores que venían del norte.

Así confirmamos totalmente nuestra sospecha, pues al pasar Juan Pérez por el mismo control policial y con destino de regreso a Capital Federal, en presencia de testigos, se produjo una prolija requisa en todo el automotor y se logró incautar una importante cantidad de clorhidrato de cocaína de máxima pureza.

Aplicando este sencillo método se practicaron varios procedimientos importantes que llevaron al secuestro de unos 400 Kg. de cocaína. 

Debido a la rigidez de los controles que se practicaban sobre todo automotor que pasara por el citado control policial, durante mi gestión al frente de esa Unidad Regional que se prolongó por espacio de 23 meses, se lograron incautar unos 200 vehículos entre automóviles y camiones sustraídos en su gran mayoría en la Capital Federal y Provincia de Buenos Aires, muchos de los cuales eran trasladados al norte del país para su canje por drogas y otros con destino a la República de Paraguay, donde es bastante fácil eludir los controles policiales, de Gendarmería Nacional y Aduaneros, para introducirlos en ese país.

En el mes de noviembre de 1996 fui citado a una reunión en la Jefatura de Policía de la Provincia; a la misma asistimos todos los Jefes de Unidades Regionales y estaba convocada por el Ministro de Gobierno Roberto Rosúa y por el Sub Secretario de Seguridad José Bemhardt; en esa ocasión se trataron en principio algunos temas relacionados al servicio que carecían de relevancia para ser evaluadas por ante miembros del gobierno provincial, pero la verdadera motivación no se hizo esperar. 

El ministro Rosúa, ordeno el relevo de todo el personal de la Sección Transito de las 19 unidades regionales de la provincia; en esa oportunidad, Rosúa refirió a que días antes, un camión cuyo conductor era de nacionalidad chilena fue detenido en una ruta de esta provincia por un control de transito y por una supuesta infracción, el personal policial interviniente le pidió dinero. A consecuencia de este accionar policial, había viajado desde la república de Chile un contingente de empresarios de ese país hacía la sede del gobierno provincial entrevistándose con el gobernador Obeid para quejarse del accionar policial por este procedimiento y que como consecuencia de ello, este dispuso los relevos. 

Es fácil determinar que estos cambios que involucraron a todo el personal de la Sección Tránsito de todas las Unidades Regionales, se produjeron como consecuencias de los procedimientos anti drogas que ordené, pues a excepción de la que yo dirigía, en las restantes no se producían este tipo de procedimientos, por lo que no me caben dudas de que la orden fue para desplazar a mis hombres, que tenían capacidad operativa y respaldo de su jefe para realizarlos. Cuán fácil hubiera sido determinar el lugar, fecha y horario en que se produjo este supuesto hecho tomándole declaración al camionero y establecer quien o quienes fueron los autores, pero nada de eso se hizo, lo que evidencia las verdaderas motivaciones que llevaron al gobierno a intentar refrenar los operativos antidrogas. Es indudable que este hecho, utilizado por Jorge Obeid para desplazar a todo el personal de las Secciones de Transito, no existió nunca, por cuanto no se registra en ningún juzgado de la Provincia que se haya tramitado esta causa como así tampoco existen actuaciones administrativas tendientes a lograr la individualización del o los autores del supuesto hecho mencionado.Al día siguiente de haberse producido los relevos salí a recorrer el ámbito de toda la jurisdicción departamental para establecer cualquier anormalidad que se pudiera estar llevando a cabo en las rutas, y fue en tal circunstancia en que circulaba por la ruta AOl2 a unos 2 kilómetros al Este de la localidad de Ricardone, que descubrí un camión con patente de Brasil detenido a la vera del camino y a dos uniformados que estaban hablando con su conductor. Naturalmente tomé intervención para establecer que es lo que estaba pasando, le pedí a esos dos uniformados que se identificaran pues no los conocía, entonces me dijeron que eran quienes operaban un radar instalado en el ejido urbano de

Roberto Rosua - Ministro de Gobierno de Obeid

Roberto Rosua – Ministro de Gobierno de Obeid

Ricardone y que por desobediencias del conductor del camión lo habían perseguido hasta ese lugar.

 En razón de que estas dos personas vestían uniformes similares al policial y ante el recuerdo de los motivos del relevo del personal afectado al control de rutas es que procedí al traslado de ambos a la Jefatura y de inmediato inicié actuaciones sumariales con conocimiento del Juez de Instrucción y Correccional de la Ciudad de San Lorenzo Dr. Eduardo Filocco y a la vez le impuse la novedad al Jefe de Policía de la Provincia. Transcurrido un corto tiempo recibo una comunicación de la Subsecretaría de Seguridad, mediante la cual su titular, Bernhardt, pidió ser informado sobre los pormenores del procedimiento que había realizado pero al referirle que estas personas estaban uniformadas como si fueran personal policial y que supuestamente y tal como su actitud permitía presumir, estaban apretando a un conductor brasileño, desoyó de lo que estaba diciendo agregando que no me tenía que meter con los funcionarios comunales de Ricardone.  Le respondí que no me interesaba que estos fueran funcionarios comunales, pero si tenía interés por lo que estaban haciendo a lo que Bernhardt me contestó que no creía que estaban uniformados, por lo que ya medio caliente le dije que los llevaría ante su presencia para que lo verificara y así se sacaba las dudas, pero continuó haciendo hincapié en el procedimiento y se notaba muy ofuscado, entonces le manifesté que los fotografiaría y que le remitiría a esa Subsecretaría las fotos. En un primer momento no me di cuenta cuales eran las causas por las que Bernhardt disentía con el procedimiento, pero esta actitud me demostraba claramente que el argumento del día anterior en cuanto a los relevos, se caía a pedazos con su proceder, por cuanto, en lugar de demostrar interés por el accionar policial, lo denostó pensando quizás que con su publicidad se ponían en riesgo esos argumentos esgrimidos el día anterior.

 

Dolores Blaquier - la reina de las drogas del Jet Set

Dolores Blaquier – la reina de las drogas del Jet Set

Este comportamiento de Bernhardt fue lo que me puso en alerta y me llevo a sospechar sobre las verdaderas motivaciones de todo este proceso de cambios, arribando como conclusión de que era debido a la necesidad, por alguna causa en particular, de liberar las rutas. Me permito hacer constar los nombres y jerarquías de estos honestos funcionarios policiales que componían la Sección Tránsito de la Unidad Regional del Departamento San Lorenzo cuyo Jefe era el Comisario Juan Carlos Ruiz, el Sub Jefe era el Sub Comisario Héctor Raúl López y la integraban el Sub Oficial Mayor David Aizar Domínguez el Sargento l9 Arnaldo Eduardo Nowichi, los sargentos Américo Eduardo Villarruel y Ramón Manuel Aguilar, todos ellos encargados de patrulla que eran a su vez secundados por otros hombres de dedicada acción e incorruptible conducta. Además todos estos funcionarios policiales tenían gran capacidad y conocimiento en lo referente a documentaciones apócrifas de vehículos, detalle por demás importante para lograr la incautación de los denominados automotores truchos y a la que debe agregarse su experiencia como “vigilantes” camineros. Entre los procedimientos más exitosos logrados por este personal en lo referente al secuestro de drogas, se cuentan los producidos a Miguel Farre, a quien se le incautó 12 Kgs. de cocaína; Brígido González, 8 Kgs. de cocaína; Oscar Alfredo López, 65 Kgs de cocaína; Hilarión Frías Ríos, 35 Kgs. de cocaína; Amadeo Jadur, 10 Kgs. de cocaína; Beatriz Gómez Danesi, 12 Kgs. de cocaína; Francisco Javier Aranda, 42 Kgs. de cocaína; Juan Domingo Salazar, 35 Kgs. de cocaína; Telmo Gutiérrez, 13 Kgs. de cocaína; Cristian Pablo Gorosito, 20 Kgs. de cocaína; Silvia Terrero Vázquez, 30 Kgs. de cocaína; Héctor Marcelo Torrejón, 51 Kgs. de cocaína; Giraldo Flores, 42 Kgs. de cocaína; Jorge Víctor López; 30 Kgs. de cocaína, éste último vinculado a la banda de narcotraficantes denominada “drogas en el Jet Set” que era comandada por la conocida Dolores Blaquier. 

Una vez efectuados los relevos -cambios de destino- de personal policial de la Sección Tránsito dispuestos por el gobierno provincial y pese a ello, se vuelve a producir otro procedimiento antidrogas en el cual se incautó una importante cantidad de cocaína y como consecuencia de esto, comenzó otra trama del gobierno de Jorge Obeid.

 Al día siguiente de este último procedimiento la hija del Gobernador Jorge Obeid, se presentó ante el Juzgado Correccional y de Instrucción de la Ciudad de Rufino en el cual denunció que mientras circulaba en su automóvil por la Ruta Nacional 33, en proximidades de esa ciudad, fue detenida por un automóvil policial que efectuaba controles de ruta y por una supuesta infracción, le pidieron cinco pesos. Ante esta presentación, la denunciante no dio ninguna referencia en cuanto a filiación del personal policial involucrado, ni un tipo de marca y numeración del vehículo policial utilizado para cometer este hecho. Ante esta nueva circunstancia, el Ministro de Gobierno Roberto Rosúa ordenó por radiograma remitido a todas las Unidades Regionales de la Policía Provincial que a partir de esa fecha no se podía detener a un solo vehículo mas en las rutas provinciales, “salvo”, según el radiograma, “en los lugares, horarios, sentido de marcha vehicular que serán asignadas en cada oportunidad que se disponga tal medida a cada Unidad Regional por parte del Departamento Operaciones de la Jefatura de la Policía de la Provincia a iristancias de la Sub Secretaria de Seguridad.”

Tte.Cnel. José  Bernhardt delos cuadros de Inteligencia del Ejército aliado de Obeid

Tte.Cnel. José Bernhardt
de los cuadros de Inteligencia del Ejército aliado de Obeid

 De esta forma sencilla el Gobierno de Jorge Obeid liberó todas las rutas que pasan por este estado, no solo al tráfico de drogas sino al tránsito de automotores robados, a los piratas del asfalto, al abigeato y al contrabando ya que es sabido de la existencia de varias pistas clandestinas en la provincia.- Si analizamos esta ultima medida, observaremos que se ha empleado la misma metodología que cuando se efectuó el relevo del personal de la Sección Transito y a partir de un absurdo total. ¿Cómo puede suponerse que una patrulla policial que detiene la marcha de un vehículo no identifica a su conductor? De hacerlo, el personal interviniente hubiera descubierto de inmediato la vinculación familiar existente con el gobernador de la provincia y cae de suyo que, aún sí los policías estuviesen actuando contra la ley, ese sólo hecho habría impedido la solicitud de coima. ¡Puede haber -y hay- policías corruptos, pero tan tontos, no! Además, ¿la hija del gobernador no se habría visto tentada al menos, ante la amenaza de una multa, de identificarse para así evitarla? Pero esta comedia de enredos no termina aquí. Meses después se producen cambios en la cúpula policial y con fecha 3 de marzo de 1997 fui puesto a cargo del Departamento Judicial de la Policía de la Provincia. En esa dependencia se tramitan las actuaciones judiciales y administrativas en la que este involucrado personal policial y por ende, la causa administrativa del hecho por el cual había resultado víctima la hija de Obeid……….continúa

4-blanco-y-negro-2-281x300