ROSARIO: MAS POBRES AMONTONADOS-MAS PELEAS-MAS USURPACIONES-MAS DROGAS-MAS MUERTES-GOBIERNO INDOLENTES

18 marzo, 2016
Las tensiones en la Zona Cero, en el límite noroeste de la ciudad, no se expresan con estridencias. No impactan, al menos de arranque. Subyacen detrás de sus historias, sus necesidades y sus marcados contrastes. Se entremezclan con una rutina de noches largas, amaneceres agitados y el sol de febrero que castiga hombros cansados. El peligro se esconde por su vocación ruin y socarrona, pero igual domina la escena global de un barrio azotado por la inseguridad, en el que ya murieron dos personas en supuestas disputas por evitar la usurpación de casas.
VILLAS

VILLAS

Más allá de que, según las autoridades provinciales, no existen denuncias en ningún estamento, y de la calma aparente que sobrevuela las aceras con la luz del día, lo cierto es que cuando se evitan los cánones de la formalidad, surgen desde los vecinos reclamos por situaciones de violencia, aprietes, intentos de usurpación, robos y venta de droga.
Esas quejas difícilmente se reflejen en el censo que estuvo llevando adelante esta semana la Dirección Provincial de Vivienda y Urbanismo para determinar la titularidad de los inmuebles. Es que son muy pocos los que se animan a atravesar el umbral de la intimidación. Muchos de ellos son vecinos del miedo, de las amenazas, o de miradas cazadoras, y eso los obliga a convivir con un manual de precauciones y palabras atragantadas.
La Zona Cero es un complejo de grandes dimensiones que comprende 1.443 viviendas sociales adjudicadas por la provincia. Las unidades están agrupadas en polígonos y combinan distintos prototipos: planta baja; dúplex y tríplex. Las casas tienen entre 57 y 65 metros cuadrados cubiertos, según el prototipo empleado, y todas cuentan con dos dormitorios, baño, cocina, estar-comedor y lavadero.
nIÑOS EMPEZANDO CON LAS DROGAS

Niños empezando con las drogas

El conjunto está ubicado entre las calles Calderón, Cullen y Ugarte, Polledo y Salvat, en el frondoso noroeste rosarino

.
La delgada línea. La calle Polledo representa el límite este y se recuesta sobre la villa Ciudad Oculta. Desde allí se teje el eje más problemático del barrio y por allí comenzó el censo provincial debido a que era el lugar que presentaba más puntos críticos, de acuerdo a lo que señalaron la mayoría de los vecinos y los trabajadores sociales.
Allí se verifica un límite concreto desde lo corpóreo, pero difuso desde los padecimientos. Hay problemas comunes, una relación urbana tormentosa y una calle ancha que no alcanza para disimular ese estado de permanente confrontación entre el barrio proyectado y el asentamiento precario adyacente.
Lo formal y lo informal abren un espacio dialéctico repleto de obstáculos y dificultades, que se traslada e influye sobre el comportamiento colectivo.
Esa falta de equidades generó un tablero de acción de retracción y cautela para tratar de evitar inconvenientes, rencillas o daños materiales. Por eso, lo primero que colocaron los vecinos de la flamante Zona Cero apenas se mudaron a Nuevo Alberdi fueron estructuras metálicas, rejas y candados en ingresos, balcones y aberturas.
La franja de casas sobre Polledo es zona de borde, de tensión. Allí los habitantes del barrio deben cuidarse, sobre todo cuando salen temprano a la mañana para tomar el colectivo para trasladarse a la escuela o a trabajar. Según el relato de los lugareños, alrededor de la intersección con Salvat se repiten a menudo las escenas de robo.
En el margen norte, apuntan que hay grupos que estudian los movimientos de las casas para saber si pueden meterse. Allí, algunas familias tomaron la decisión de dejar siempre a algún allegado muy cercano para garantizar el cuidado y la posesión del inmueble.
La mayoría de los vecinos de Zona Cero es gente de trabajo. Que tuvo que sacrificarse mucho para conseguir una vivienda dentro de este conjunto habitacional. Muchos debieron sortear años de engaños, estafas y desesperanza para luego obtener una casa a través de la Dirección Provincial de la Vivienda.
Son familias que, por oficio y por esencia, se arremangan en su nobleza y su humildad para encarar adversidades. Una y otra vez… Que se esfuerzan día a día para poder progresar y ofrecerles un rumbo y un horizonte posible a sus hijos.
Esa gran mayoría debe convivir con un peligro subyacente, que late desde un segundo plano, pero que con sus oscuros tentáculos parece condicionar los hábitos de todo un barrio.
Más drogas y niños

Más drogas y niños

Más información de La Ciudad

Zona Cero: en dos de cada diez viviendas no pudieron acreditar la titularidad
Fue el resultado de la primera jornada del censo sobre las casas del complejo habitacional de Nuevo Alberdi. La Dirección Provincial de Vivienda y Urbanismo relevó ayer 232 unidades.
Alrededor del 20 por ciento de situaciones irregulares fue el saldo de la primera jornada del censo que se desarrolló ayer en el complejo habitacional Zona Cero de Nuevo Alberdi. Un grupo de 15 trabajadores sociales, escoltados por personal policial, pudo relevar 232 viviendas, que sirvieron para trazar un panorama de acción inicial. Este fue el comienzo del trabajo de fiscalización que está llevando a cabo la Dirección Provincial de Vivienda y Urbanismo ante el cuadro de reclamos de usurpaciones, aprietes, ocupaciones ilegales y alquileres irregulares que pesan sobre este barrio del norte rosarino.
El operativo se desarrolló en dos turnos (mañana y tarde), sin ninguna clase de inconvenientes, y según los responsables del área, no se recibió ninguna denuncia formal de violencia, o de estado de amenazas, o de bandas dedicadas a la usurpación o las explotaciones comerciales
Aseguran que no existe ninguna presentación ni en Fiscalía, ni en Tribunales, ni en la Dirección de Vivienda.
La misión de los censistas fue corroborar que los habitantes de cada casa cuenten con el documento que otorgó la provincia al momento de la adjudicación de estos inmuebles.
Lo cierto es que en el primer día de relevamiento, el 80 por ciento pudo demostrar la regularidad total. Mientras que el 20 restante, no pudo hacerlo de la misma forma.
Vale destacar que dentro de ese 20 por ciento, se encuentran algunos vecinos que no tenían el papel en su poder, o no estaban los supuestos propietarios de las casas. Por lo que esa cifra podría sufrir ajustes, si algunos de ellos acercan el documento requerido.
Barrio pobre con miedo

Barrio pobre con miedo

Para acreditar esta legitimidad se les otorgó un plazo de 72 horas para exhibirlo ante las autoridades. Caso contrario, la provincia estará en condiciones de proceder al desalojo de los usurpadores.

Las tareas comenzaron por las viviendas ubicadas por Polledo, entre Salvat y Cullen y Ugarte. Precisamente, el límite este de la Zona Cero, que linda directamente con la villa Ciudad Oculta y que supuestamente representa el lugar más crítico y problemático de todo el barrio.
Por la mañana se realizó la parte más importante del censo, mientras que por la tarde se intentó dar con aquellos que no estuvieron por la mañana en sus hogares.
Los trabajadores sociales estuvieron acompañados por más de 15 policías, que contaban con un móvil, una camioneta y un utilitario que se trasladaban por Polledo para brindarle las debidas garantías al dispositivo previsto.
La gran mayoría de los habitantes de la Zona Cero abrieron las puertas de sus casas sin ninguna clase de problemas y contaron sus vicisitudes a los censistas sin rodeos. Expusieron sus historias, sus inquietudes y sus realidades a los jóvenes que llevaron adelante la observación. Algunos incluso revelaron sin tapujos situaciones de engaño por las que llegaron a tomar posesiones de las viviendas y buscaban regularizar su estado o conseguir una salida social.
Sólo una vecina se plantó y no los dejó entrar pero, según los trabajadores sociales, son cosas que suelen pasar en forma aislada en este tipo de censos.
El resto del operativo de fiscalización del barrio se desarrolló con normalidad, bajo un tono de cordialidad. Y los números iniciales están permitiendo armar una válida radiografía del barrio.
Zona Cero es un complejo de viviendas con capacidad para 1.443 unidades, de las que restan completar 245. El sector más conflictivo es donde comenzó ayer el censo, pegado al asentamiento irregular Ciudad Oculta, donde la provincia también tiene prevista una importante intervención para mejorar esa relación urbana
.
El operativo sigue hoy y mañana
El dispositivo de fiscalización en Zona Cero continuará hoy y mañana, en dos turnos (mañana y tarde). El barrido de los 15 trabajadores sociales seguirá en dirección oeste, con la idea de poder completar el censo. Extraoficialmente, apuntaron que el porcentaje de situaciones irregulares podría disminuir un poco a medida que los censistas recorran el barrio hacia calles que han expresado menos nivel de tensión o problemáticas. Los números finales tendrán la palabra
Frenaron un intento de usurpación de viviendas de la Zona Cero
La policía se enfrentó con un centenar de mujeres, niños y niñas que quisieron ocupar las casas que están en construcción. Una embarazada recibió varios impactos de balas de goma
Veredas opuestas-vidas opuestas

Veredas opuestas-vidas opuestas

05 de Marzo de 2015

La Zona Cero volvió a ser escenario de tensión. Un centenar de personas se enfrentó esta mañana con la policía al intentar ocupar, de manera ilegal, las viviendas que se encuentran en construcción. Hubo varias personas heridas, entre ellas, una mujer embarazada que fue baleada.
Según apuntó la periodista Fernanda Rubio en De 12 a 14, el conflicto se originó cerca de las 10, cuando un numeroso grupo de personas –entre ellas mujeres embarazadas, niñas y niños- quiso usurpar las viviendas de la Zona Cero que aún no fueron adjudicadas.
Los vecinos indicaron que quieren las viviendas que “están construidas hace cuatro años y no tienen servicios”, ya que no tienen respuestas a su demanda habitacional. Además, mencionaron que el reclamo agrupa a personas de la Zona Cero y de Ciudad Oculta. “Solo viene la policía cuando ven que alguien quiere usurpar. Este lugar está abandonado hace años, tiene 300 casas y nosotros las necesitamos”, expresó una mujer.
En tanto, la embarazada que recibió diversos impactos de balas de goma en sus piernas dijo que tiene “cinco hijos, de los cuales uno tiene cáncer” y que desde la Subsecretaría de Derechos de Niñez, Adolescencia y Familia de Santa Fe le respondieron que se “meta” en una casa. “Nos vamos a quedar hasta que nos den una solución, estamos cansados de promesas”, agregó la mujer.
Las casas de la zona cero
Son 80 viviendas del tramo inicial del plan. Se entregaron ayer en un discreto acto justo cuando, en el barrio corrían rumores de que vecinos de las inmediaciones intentarían tomar por la fuerza las casas nuevas, según explicaron fuentes oficiales.
  Por Luis Bastús
Sin bombos, platillos ni anuncio previo, ayer se entregaron las últimas 80 viviendas de la primera etapa del programa habitacional Rosario Norte, más conocido como Zona Cero. Y el gobierno provincial, en una de sus semanas más difíciles, pudo anotar una a su favor al concluir el tramo inicial de 620 unidades que iban a ser financiadas por el Plan Federal de Viviendas II. La razón del sigilo con que ayer se hizo la entrega de llaves en el Polideportivo Municipal Cristalería “explicó una fuente del gobierno” fue evitar que se produjeran usurpaciones de los últimos departamentos vacantes en el barrio erigido entre Salvat, Cullen y Ugarte, Laguna y calle 13105, seiscientos metros al oeste del inicio de la autopista a Santa Fe. En el barrio corrían rumores de que vecinos de las inmediaciones intentarían tomar por la fuerza las casas nuevas. “En el último año hubo un par de situaciones de ese tenor”, confirmó una fuente.
Se trata de cinco modelos de vivienda en versiones de una planta, duplex, de propiedad horizontal en planta baja y para familias con miembros discapacitados.
De vez en cuando presencia policial

De vez en cuando presencia policial

Cada una tiene dos dormitorios, cocina, estar comedor, lavadero, baño, patio y espacio para una futura ampliación, en lotes de entre 150 y 250 metros cuadrados. Una vez instalados, sus beneficiarios -que estaban anotados en la DPVyU y fueron sorteados el año pasado- reciben una chequera con la que empiezan a pagar una cuota de entre 700 y 1300 pesos, a un plazo de entre 15 y 25 años, según el ingreso de cada familia. “El valor se ajusta anualmente promediando el índice de construcción y el salario, pero siempre que no supere el 20% del ingreso familiar”, aclaró la directora de Vivienda, Alicia Pino.
La construcción de las 620 unidades iniciales, 22 locales comerciales y la infraestructura de servicios costó 165 millones de pesos, y se había adjudicado en mayo de 2010 a las empresas Pecam, Epreco y Sanimat. Ayer, fuentes de la DPVyU destacaron que la crisis de pagos que afectó a la obra pública provincial este año no alcanzó a la Zona Cero.
El desagüe pluvial consiste en dos emisarios conectados al canal Ibarlucea, mientras que el agua potable llega a través de un nexo a la red urbana aunque la obra final será la planta de ósmosis inversa que, según la DPVyU, está en ejecución.
La infraestructura sanitaria por ahora es con pozo absorbente, pero se encuentra casi terminada la red cloacal. Del equipamiento urbano, se cuenta el centro de salud casi concluido, mientras que las escuelas primaria y secundaria se encuentran en proceso licitatorio.
Alicia Pino señaló que mientras tanto se encuentran en ejecución 831 viviendas y 18 locales comerciales que redondearán el proyecto completo. Parte de esas unidades están reservadas para convenios especiales con gremios y con la Municipalidad; y otra parte será sorteada el año próximo entre los solicitantes registrados en la DPVyU.
“Las 1451 unidades finales, más la construcción de los emisarios pluviales, los nexos de agua y cloacas, y la estación transformadora de energía en Ibarlucea suman 459 millones de pesos de inversión”, especificó. El trato original era que la provincia paga la infraestructura, y la nación paga las viviendas, pero como ésta envió 6,4 millones de pesos hasta 2009, el gobierno de Santa Fe continuó la obra a cuenta. “Hay un compromiso de la Nación de devolver a la Provincia la inversión realizada, que hasta ahora suma 160 millones de pesos por la construcción de estas 620 viviendas. La deuda está reconocida”, señaló la funcionaria provincial.
Casas a entregar-mal diseño-llueven los techos- no alzanzan y seran usurpadas

Casas a entregar-mal diseño-llueven los techos- no alzanzan y seran usurpadas

Siete años atrás, la idea de urbanizar el extremo rural de Rosario se instaló con mucha polémica urbanística entre Provincia y municipio, cuando al frente de una y otra gestión estaban Jorge Obeid y Miguel Lifschitz, respectivamente. El Plan Federal de Viviendas II, del Ministerio de Planificación Federal, asignó a Rosario una promesa de 5.000 unidades habitacionales, y ante la falta de terrenos esgrimida por la ex secretaria municipal de Planeamiento Mirta Levín, el proyecto Zona Cero se abrió paso.
La problemática habitacional también se desató con la tormenta. Por la cantidad de agua caída y los problemas de anegamiento, vecinos de Ciudad Oculta buscaron refugio este viernes en las viviendas que el gobierno provincial construye en la zona de Salvat y Polledo. Fueron desalojados tras un operativo realizado por la Policía provincial y agentes de la Municipalidad de Rosario. En tanto, un grupo de personas que se mudó a casas entregadas oficialmente hace pocos días en la denominada zona cero, en el límite con Ibarlucea, sufrieron inundaciones en el interior de los inmuebles por las grandes goteras en los techos.
Fueron momentos de tensión en Salvat y Polledo. Los vecinos de Ciudad Oculta ocuparon viviendas que la provincia construye en zona norte. En medio de la tormenta desatada en la región, reclamaron asistencia, ropa y colchones.
Los vecinos explicaron que la ocupación en la zona se dio de manera pacífica ante los anegamientos en Ciudad Oculta. Tuvieron que cruzar la calle para instalarse en las casas en onstrucción y conseguir refugio ante tanta agua caída.
El periodista de Radio 2 Gustavo Poles describió que un operativo encabezado por agentes de la Policía y personal municipal desalojó al grupo de familias ocupantes. Mientras el subsecretario de Seguridad Ciudadana local, Luis Baita, se comprometió a realizar un relevamiento para alojar a las personas que reclamaban viviendas, recibió algunos insultos.
En tanto, los vecinos desalojados denunciaron maltratos en diálogo con el móvil Radio 2. Sostuvieron que el personal policial los reprimió durante el procedimiento.
Techos con goteras
Muy cerca del lugar donde se registró el desalojo de las casas ocupadas unas 15 familias que habitan viviendas en la denominada zona cero denunciaron que las nuevas construcciones entregadas hace días se inundaron por filtraciones en los techos.
Se trata de las casas del parque habitacional ubicado en el límite con Ibarlucea. Las unidades habitacionales fueron entregadas semanas atrás por el gobierno provincial pero los flamantes propietarios denunciaron serios inconvenientes.
“Me mudé el domingo pero con las lluvias de este viernes ya estamos inundados. Lo más grave es que el agua entró por los techos. Hay vecinos que se quedaron sin muebles”, se quejó una vecina en diálogo con el programa .
Detalló que son 15 familias y sus respectivas unidades habitacionales que están en la misma situación: todos los ambientes tuvieron filtraciones por los techos.
“Por una cuestión electoral entregaron rápido pero todo mal hecho”, agregó la vecina.
Funcionarios provinciales aseguraron que estaban ocupándose del tema este viernes a la tarde.4-blanco-y-negro-2-281x300